El próximo domingo 19 de junio se celebra el día del padre en México y si bien es una fecha que los infantes aprovechan para festejar y dar regalos a papá, también es un momento que se puede utilizar para la reflexión, ¿qué es lo que necesitan los niños y niñas de su padre?

Es verdad que en los primeros años de vida, los niños suelen ver a la figura paterna como un “superpapá” o un “superhéroe”, pero más allá de eso, un niño buscará en su padre una figura amorosa y presente. No buscan a alguien perfecto, sino a alguien que esté para ellos siempre que se le necesite y que los acompañe en cada etapa de su vida.

El rol del padre

Tanto niños como niñas, buscan en su padre el espejo y ejemplo para desarrollar y entender su lado masculino, así como también sucede en el caso de su madre. “Los hijos necesitan cosas diferentes de su madre y de su padre, hay que entender que hay roles que cada uno de ellos puede llevar a cabo. En el caso de las madres, por ejemplo, fundamentalmente es el de brindar cuidado, ternura y nutrición, como base de su función materna; y en el caso de los padres, es fundamental brindar seguridad, respaldo, protección y ser un referente sano de autoridad. Así, ambos generan un contenedor seguro para el desarrollo psicoemocional de sus hijos.”, así lo señaló la psicoterapeuta y fundadora del Instituto Artesánate, Ana Paola Ramos.

Es verdad que hoy en día las familias pueden están conformadas por dos personas del mismo sexo o de sexos opuestos o bien, también hay abuelas que terminan criando a sus nietos, y esto está bien, sin embargo, no hay que perder de vista que es importante que los niños tengan una figura paterna con la cual identificarse.

Jaime Guzmán, también fundador del Instituto Artesánate añadió que “hoy en día, los roles de “papá y mamá” pueden llegar a intercambiarse debido a que las mujeres también trabajan fuera de casa y muchas de las veces son los papás quiénes llevan las labores del hogar, o en el mejor de los casos, las comparten. Ellos con su presencia amorosa, también pueden fungir como guías que marcan las pautas para que el niño sienta que se le acompaña, escucha y ayuda, pues muchas veces este rol se le otorga más a la figura materna”, finaliza el experto.

Ser un mejor padre

Claro está que ser padre no viene con instructivo y seguramente tanto papás como mamás, a veces quisieran tener uno. Este es un camino de “prueba y error” si no se hace un trabajo en el camino de la consciencia, ya que normalmente tienden a replicar creencias, paradigmas, patrones y hábitos que sus propios padres les enseñaron o transmitieron.

Y, ¿cómo lograr ser un mejor padre? “Si bien no hay un manual preciso, existen herramientas y recursos que al llevarlos a la práctica, pueden contribuir a mejorar la calidad del “paternaje” y la relación padre – hijo desde una edad temprana”, añadieron Ana Paola y Jaime, quienes además compartieron  5 “artesanatips”.

  1. Expresa, tanto tus pensamientos, sentimientos, al igual que las diferentes formas de manifestar tu cariño a cada uno de tus hijos, hazles sentir que pueden contar contigo, abrázalos y escúchalos. Si por la razón que haya sido, tú no recibiste este trato de tus padres, recuerda que tus hijos no son culpables de los vacíos emocionales que como adulto puedas tener.
  2. Involúcrate en los intereses, gustos y preferencias de tus hijos, aprende a identificar sus potenciales y sus áreas de oportunidad, y pregúntate de qué manera puedes contribuir en su crecimiento sanamente o agregarles valor.
  3. Fomenta un clima de respeto y límites sanos, con integridad y congruencia, desde la relación de pareja y de ahí, hacia tus hijos y viceversa. Acepten sus diferencias, hablen y convivan siempre con respeto, esto también los ayudará a desempeñarse mejor en la sociedad.
  4. Predica con el ejemplo, recuerda que eres el modelo a seguir de tus hijos y que ellos, sobre todo en edades tempranas absorben todo lo que perciben como si fueran esponjas.
  5. Compartan tiempo diario de calidad, aunque sea unos minutos. Encuéntrate con tus hijos día a día, tengan espacios que les permitan conectarse, conocerse mejor y que los una como padre – hijo y como familia.

Y sobre todo, mantente invirtiendo en ti, en elevar tu consciencia y tu inteligencia emocional, en sanar tus heridas y en aprender formas sanas de amar y relacionarte, ya que al elevar tu calidad humana, te llevará a elevar tu calidad de padre. Ana Paola y Jaime, concluyeron con una frase de su libro Amar Excepcionalmente. “El mundo necesita de tu alegría, tu sonrisa, tu paz, tus dones esenciales, tu potencial… ¡Atrévete!”.

Por Liliana Sandoval Galindo

Lic. en Trabajo Social por parte del Instituto Mexicano de Psicooncología (IMPo), Periodista de Oficio. Gerente de Operaciones en Visor Empresarial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.