En México se han creado 4.9 millones de empresas, de las cuales el 99.8% de los establecimientos del país son micro, pequeños o medianos, de acuerdo con los Resultados de los Censos Económicos 2019 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), las cuales contribuyen en un 52.2% del PIB del país y generan un 72% de los empleos en territorio mexicano, resaltando lo fundamentales que son en la cadena de la actividad económica para el desarrollo nacional.

Asimismo en el año 2020, la pandemia por el Covid-19 puso en jaque a la economía mundial por la crisis sanitaria que seguimos viviendo, sin embargo, en la actualidad existen opciones de crédito innovadoras que ayudan a que las empresas salgan adelante y cumplan con los compromisos de pago a través de sus facturas por cobrar para los pequeños y medianos empresarios.

Esta opción ha logrado dar el oxígeno necesario a las Pymes para caminar al ritmo de los mercados, bajo un marco que opera con toda legalidad y que apoya a las empresas y los empresarios, dándoles un voto de confianza, basados en su honestidad y su buen nombre.

Sin embargo, pequeñas y medianas empresas aún siguen recurriendo a la banca tradicional lo que ocasiona que se enfrenten a complicaciones para acceder a un crédito. Desde la opinión de DiSí Operaciones, plataforma digital con una operación financiera que le permite a pequeños y medianos empresarios convertir sus facturas electrónicas por cobrar a dinero en efectivo en el momento, son principalmente por tres factores:

  • No existen productos especialmente diseñados para atender las necesidades de financiamiento de las Pymes.
  • El historial crediticio del grueso de este sector en México es muy corto, lo cual impide que las Pymes cumplan con los requisitos de las instituciones de crédito tradicionales.
  • El factor tiempo, muchas veces lograr acceder a un crédito convencional puede tomar meses vitales en los que una Pyme se está jugando su futuro.

Cuando una Pyme quiere ganar la preferencia de sus clientes o captar más mercado, debe aceptar vender a plazos de pago que van desde los 30 hasta los 120 días o más. Esto hace que las empresas ganen esas ventas, pero también complica su operación, pues durante el periodo del crédito no podrán tener acceso a ese dinero”.

Esta situación provoca que pequeños y medianos empresarios puedan incurrir en serios problemas de flujo de efectivo, lo cual se traduce en falta de liquidez para renovar inventarios, solventar el pago de nóminas e incluso, impactar en toda su cadena de suministro. En ese sentido, es muy importante que las Pymes en México, sepan que existen empresas que ayudan a su sector para hacerse de recursos, lo cual, les permite mantener su operación, fortalecer su crecimiento y, sobre todo, que ven en la confianza a su mejor aval”.

Claudio Kandel, director General de DiSí Operaciones

Las pequeñas y medianas empresas necesitan ahora más que nunca, opciones que les ayuden a salir adelante y así, sobrevivir a las condiciones del mercado actual. Las instituciones innovadoras de financiamiento resultan ser hoy, no una luz al final túnel, sino el inicio de un camino que tiene un solo objetivo, ¡acercar a las Pymes al éxito tan esperado!.

Por Liliana Sandoval Galindo

Lic. en Trabajo Social por parte del Instituto Mexicano de Psicooncología (IMPo), Periodista de Oficio. Gerente de Operaciones en Visor Empresarial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.