Con el regreso al Autódromo Hermanos Rodríguez de la Ciudad de México –tras una séptima edición en que la contingencia sanitaria obligó a sustituir esta etapa por una en Puebla–, este año se celebra la octava temporada de ABB FIA Formula E World Championship, competencia avalada por la Federación Internacional de Automovilismo y alineada a los Objetivos para el Desarrollo Sustentable de la Organización de las Naciones Unidas, concebida para promover la transición eléctrica de la industria automotriz, la reducción de emisiones de dióxido de carbono y la introducción de sistemas eléctricos e híbridos. El calendario habría de iniciar sus actividades el pasado 28 de enero en la ciudad saudí de Al-Diriyah antes de su arribo al Autódromo Hermanos Rodríguez de la Ciudad de México el próximo 12 de febrero, tras lo cual pasará por Roma, Mónaco, Berlín, Yakarta, Vancouver, Nueva York y Londres antes de su conclusión en Seúl el próximo 14 de agosto.

Es así como Moët & Chandon ha sido el proveedor oficial de champagne de Fórmula E por cuatro años consecutivos. Esta alianza literalmente electrizante deriva del compromiso sólido y creciente con la sustentabilidad que caracteriza a la maison desde hace décadas.

Moët & Chandon es la empresa líder en vinicultura sustentable quien emplea energía 100 por ciento verde, recicla el 99.7 por ciento de sus desechos y sigue caminando hacia una agricultura plenamente libre de herbicidas. En 2007 obtuvo la certificación ISO-14001 a todas sus sedes y actividades y en 2014 una doble certificación de viticultura sustentable y de prácticas ambientales de alta calidad en todos sus viñedos. Más allá, en los últimos años Moët & Chandon ha instrumentado un enfoque dinámico para el ahorro y la optimización del agua al reducir su consumo por botella en un 20 por ciento y trabaja en un proyecto de preservación de la biodiversidad de variedades de uva. La dedicación de 309 de sus mil 200 hectáreas a la preservación de la biodiversidad y los elementos del paisaje y su conservación de 95 hectáreas de bosque en torno a sus viñedos lo refrendan: la naturaleza le es preciosa. En tanto líder en su categoría, la maison es consciente de su responsabilidad de poner el ejemplo a toda la industria al fomentar la transición ecológica hacia una mayor biodiversidad en la región de Champagne.

Sin embargo Moët & Chandon ha lanzado el programa Natura Nostra, que busca acelerar su transición ecológica a través de acciones en pro de la biodiversidad. Sus dos pilares son la creación de 100 kilómetros de corredores ecológicos en los próximos cinco años –hoy en sus propias propiedades y, a partir de 2023, en colaboración con otros productores y autoridades locales– y el despliegue de importantes iniciativas agroecológicas como el ecopastoraje en 35 hectáreas de viñedos inclinados, la rotación de suelos y la ampliación de la cobertura vegetal en 18 hectáreas de viñedos a fin de desarrollar una agricultura regenerativa. Lanzado con la iniciativa 1 743 árboles para Fort Chabrol – en la que la maison invitó a sus empleados a plantar ese número de árboles de distintas especies a fin de mejorar las condiciones de la flora y la fauna local en la zona de Épernay–, la ambición de Natura Nostra es promover el equilibrio ecológico por medio de la reconcepción de las intervenciones humanas a través de la creación de hogares naturales para la fauna, así como de la diversificación de los terrenos de monocultivo, con el fin de generar una relación armoniosa entre los viñedos y la biodiversidad.

Este programa fortalece nuestro deseo de preservar nuestro legado natural”“Natura Nostra es un proyecto corporativo comprometido con un enfoque agroecológico: busca crear 100 kilómetros de corredores ecológicos en cinco años y desplegar iniciativas robustas a favor de los suelos vivos”.

Berta de Pablos-Barbier, presidenta de Moët & Chandon

Por su parte, Fórmula E combate el cambio climático al presentar los vehículos eléctricos como solución a los problemas de contaminación en los centros urbanos y contribuir a derribar barreras para su mercado. La competencia ha recibido la certificación ISO-20121 por su liderazgo sustentable en el ámbito de los eventos deportivos y constituye el primer deporte con cero emisiones de carbono certificadas desde su fundación.

Moët & Chandon ha sido desde los años 30 proveedor oficial de champagne de numerosas competencias de automovilismo. La alianza con Fórmula E constituye una prolongación de su legado vinculado a este universo pero también una apuesta de futuro: por su impulso a las prácticas sustentables que hoy son agenda prioritaria, así como por su recurso a los más recientes desarrollos de la tecnología, Fórmula E comparte el espíritu de vanguardia de Moët & Chandon. Esta alianza

refrenda la vocación de ambas instituciones a caminar hacia un futuro sustentable con la innovación como instrumento para reimaginar la tradición.

Por Liliana Sandoval Galindo

Lic. en Trabajo Social por parte del Instituto Mexicano de Psicooncología (IMPo), Periodista de Oficio. Gerente de Operaciones en Visor Empresarial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.