En México, de acuerdo con la tercera edición de la Encuesta sobre el impacto generado por Covid-19 en las empresas (ECOVID-IE), el 85% de 1,873,564 organizaciones indicó haber tenido alguna afectación a causa de la pandemia: 73.8% disminución de los ingresos, seguida de la baja en la demanda con 50.2% y la escasez de los insumos y/o productos con 29.2%.

Asimismo un análisis de Mercer revela que para contener costos, el 63% de las empresas en América Latina reestructurará su plantilla laboral, el 27% eliminará prestaciones o beneficios no monetarios y el 20% cambiará sus políticas de beneficios. Es por ello que se han visto obligadas a repensar sus políticas y beneficios, sobre todo para atraer el talento de millennials y centennials, generaciones que demandan nuevas necesidades y expectativas.

Lo que es un hecho es que a las nuevas generaciones de trabajadores sí les importan los incentivos laborales, así lo evidencia un nuevo reporte de Glassdoor, donde se expone que la dificultad para contratar persistirá durante años, por lo que los empleadores deben pensar a largo plazo y solo los más creativos serán los mejores capacitados para contratar y retener talento.

En este contexto, Aroldo Dovalina, CEO de Paynom, señala que diversos estudios han demostrado que los incentivos y la inclusión brindan mayor impacto para retener a los colaboradores durante más de cinco años. “Por ejemplo, empresas de cualquier tamaño pueden comprometerse con programas de bienestar financiero para sus trabajadores y de esta forma ayudarlos a enfrentar las consecuencias económicas de la COVID-19. Para lograrlo pueden apoyarse en las plataformas de bienestar o de anticipo de nómina, las cuales permiten acceder al salario que ya trabajaron, en cualquier momento, cuando más lo necesitan, y lo mejor es que los empleadores no tienen que invertir ni un centavo, y tampoco preocuparse por la implementación”.

Sin embargo un estudio de EY detalla que las plataformas de anticipo de nómina permiten a los trabajadores alinear mejor sus ingresos y gastos al acceder a una parte de su salario. A diferencia de los préstamos basados en el salario, el anticipo de nómina no implica pedir prestado por parte del empleado y, por lo general, tiene un costo mínimo o nulo.

De acuerdo con información de la startup Paynom, en México el 94% de los trabajadores demanda el anticipo de nómina para realizar transferencias electrónicas; 24% para pagar servicios; 18% para liquidar deudas y gastar en comida; 6% para emergencias médicas; 4% para pagar servicios; 2% para compra de tiempo aire y 2% para el pago de colegiaturas.

Aroldo Dovalina menciona que también existen innovaciones digitales como TLTrabajo, una solución creada por Sodexo Beneficios e Incentivos en alianza con Paynom, la cual permite a las empresas entregar de forma mensual una cantidad para que sus trabajadores realicen el pago de servicios como telefonía, internet y luz. Esta herramienta no solo ayuda a los empleadores a cumplir con las reformas al Artículo 311 de la Ley Federal del Trabajo, sino que otorga a los trabajadores los recursos necesarios para mejorar su calidad de vida y reducir el estrés financiero.“El bienestar financiero de los trabajadores debe ser una gran preocupación para todo tipo de empresarios, incluso para los departamentos de recursos humanos. Quienes presentan más estrés financiero son menos productivos y tienden a buscar otras oportunidades de empleo”, enfatiza el CEO de Paynom.

3 razones para procurar el bienestar financiero de tus trabajadores a través de plataformas de bienestar o anticipo de nómina:

  1. Los trabajadores no se endeudarán con préstamos abusivos. Muchos colaboradores que viven al día se sienten presionados para pedir préstamos con altas tasas de interés para llegar a fin de mes. El acceso a su salario trabajado puede ayudarlos a presupuestar y evitar préstamos con altos intereses.
  • Los colaboradores podrán sentirse respaldados por la empresa: para los empleados, la capacidad de acceder a sus ganancias es un aspecto positivo. No es obligatorio que usen la plataforma de bienestar o anticipo de nómina, ya que solo es una alternativa disponible por si alguna vez la requieren. Este tipo de apoyo disminuye su estrés financiero y para el empleador significa trabajadores más contentos y productivos, aunado a que puede reducir los porcentajes de rotación.
  • La disminución del estrés financiero mejora la salud general: estar al tanto de las finanzas personales de los empleados puede bajar los niveles de estrés, ayuda a promover la calidad de vida, reduce los días solicitados por enfermedad y eleva la productividad.

Por Liliana Sandoval Galindo

Lic. en Trabajo Social por parte del Instituto Mexicano de Psicooncología (IMPo), Periodista de Oficio. Gerente de Operaciones en Visor Empresarial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.