La compañía tecnológica Delta Tecnic, compañía tecnológica líder en química industrial del color, consolida su estrategia internacional con la inauguración de su nueva planta en México, en la localidad de Querétaro. Desde ahí, la empresa produce concentrados de color dedicados principalmente a la fabricación de cables para automoción, a escala nacional en primera instancia y, más adelante, para el resto del continente americano.

Asimismo para el Presidente Municipal de Pedro Escobedo, Amarildo Bárcenas, «Pedro Escobedo comienza a posicionarse como un actor importante en la industria, con un sentido de sustentabilidad, que no solo nos colocará fuertemente en el mundo globalizado, sino que favorecerá el empleo, empleo de calidad), la preparación, capacitación y estudio de jóvenes, mujeres y hombres escobedenses; así como aportará en mejorar la calidad de vida de nuestras familias.»

México es un centro industrial transformador dentro de la cadena de suministro del mercado automóvil estadounidense. En este sentido, se prevé un fuerte crecimiento del sector tras la pandemia, aunque no solo de dicha industria, sino también de otras como las energías renovables, telecomunicaciones y la perfilería para arquitectura y construcción, que atenderemos en una segunda fase».

Eric Xirinachs, CEO de Delta Tecnic

Sin embargo con una inversión estimada mayor a los 2 millones 300 mil dólares (2M€) en los próximos 3 años, el crecimiento del negocio de Delta Tecnic en la planta de México se estima entre un 12% y 15% anual. La previsión de contratación en los próximos cinco años pasa por alcanzar una plantilla de aproximadamente cincuenta empleados, puesto que se espera ampliar la capacidad productiva año tras año. En la actualidad, la compañía ya cuenta con 32 trabajadores en México y con 160 en Barcelona, sumando una plantilla global de 192 personas.

Previsión del negocio a escala internacional

En los primeros seis meses del año, Delta Tecnic ha experimentado una fuerte recuperación, alcanzando una cifra de ventas global un 30% superior a la de 2020. La empresa espera cerrar 2021 con un crecimiento del 16% respecto al año anterior, traduciéndose en unos ingresos de aproximadamente 47,4 millones de euros. A pesar del impacto de la pandemia en los clientes, especialmente en el sector de la automoción, las ventas en 2020 apenas se resintieron un 6%.

También, la compañía estima un crecimiento anual de aproximadamente un 8% en el conjunto de sus negocios globales en los próximos cinco años. Parte de esta previsión responde también a las estrategias que se están comenzando a formular en la región de Asia, cuyo crecimiento ya es significativo en India. Actualmente, la empresa está estableciendo nuevos canales de venta en China y en el Sudeste Asiático.

Oportunidades de negocio fruto de la innovación tecnológica

Desde su fundación, Delta Tecnic siempre ha sido fiel a su especialización estratégica enfocada al mercado del cable y del PVC. Dentro de estas industrias, la compañía siempre ha estado en primera línea, acompañando los cambios tecnológicos que han ido surgiendo. Esto se traduce en nuevos retos para la cadena de suministro y, por tanto, en oportunidades de crecimiento. 

Por ejemplo, en el mercado de la automoción, el cambio hacia el automóvil eléctrico requiere cables de batería y de carga que el coche de combustión no demanda. El fuerte crecimiento previsto de esta industria y el cambio de comportamiento del consumidor conduce al sector hacia un nuevo escenario. Además, los automóviles de conducción autónoma incrementarán significativamente la electrónica de precisión necesaria para calcular distancias con sensores y otros equipamientos, todos ellos conectados por cables que necesitarán nuevos materiales y prestaciones que supondrán una oportunidad de desarrollo para Delta Tecnic.

En paralelo, se está produciendo otro cambio en el comportamiento del consumidor en referencia al hogar. Los diferentes confinamientos por la pandemia han llevado a parte de la población a buscar viviendas más amplias y apartadas de los centros urbanos, con una mayor demanda de equipamientos, como electrodomésticos. Las exigencias medioambientales de dichos equipamientos con programas con menor impacto en el medio natural requieren de más electrónica y cableado.

Asimismo, el impulso actual en las telecomunicaciones se traduce en una mayor demanda de cables de fibra óptica, tanto por el aumento de la conectividad como por el trabajo a distancia y las comunicaciones virtuales.

En relación con la eficiencia energética, también emerge una demanda de perfiles y cable para la generación de energía a través de placas solares y eólica. Y no solo eso, pues al distanciarse de las urbes, los consumidores necesitan de un mayor cableado de baja tensión y también de fibra óptica. Por tanto, todas las tendencias de cambio de comportamiento que vemos en la sociedad en la actualidad resultan un impacto positivo en la demanda de cable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *